DON SANTIAGO BUSCANDO UN NUEVO BERNABEU (II)

 

 

Y llegó el año 1973 y Don Santiago visionario como pocos volvió a poner sobre la mesa su idea de demoler el Estadio Santiago Bernabéu para ubicarlo esta vez a las afueras de Madrid, concretamente en una finca denominada Las Jarillas próxima a Tres Cantos y cercana al entorno de Fuencarral.

En primavera de 1973 surgen las primeras noticias de trasladar el Bernabéu y vender el actual solar para levantar un mega rascacielos (lo veremos en la próxima entrada), aunque como hizo Florentino Pérez en septiembre de 2012, no fué hasta el 8 de septiembre de 1973 cuando Don Santiago durante la Asamblea General Extraordinaria que transcurrió en el auditorio del Palacio de Exposiciones y Congresos, presentó a los socios y medios de comunicación los detalles del proyecto. Fue aprobado entre aclamaciones.

La idea de Don Santiago y del Real Madrid era sacar el estadio del interior de la ciudad y construir uno nuevo con capacidad para 120.000 espectadores y más moderno. Un detalle para la época es que sería 100% cubierto. Sería el mejor y más moderno estadio del mundo. El diseño correría a cargo del arquitecto español Felix Candela. La financiación para levantar este nuevo estadio se lograría mediante la recalificación del solar del Bernabéu en el paseo de la Castellana y su posterior venta para la construcción de una gran torre en el extremo noroeste de la parcela y un edificio residencial a lo largo de la calle Padre Damián.

Los detalles técnicos del proyecto, hacen presagiar que hubiera sido un estadio espectacular, distribuido en tres plantas o graderíos con entradas independientes para cada uno de ellos. La grada superior tendría 35.000 asientos, la grada intermedia capacidad para 21.000 asientos y además alojamiento para el palco presidencial y tribuna de prensa y televisión. La grada popular tendría cabida para 65.000 espectadores de pie. Alucinante.

 

Maqueta Nuevo Bernabéu 1.973 Exterior

En el entorno y zonas exteriores se proyectó una enorme zona verde con arbolado, piscinas, tenis bajo techado, parque zoológico infantil, club campestre y zonas de camping! Eran otros tiempos, pero cómo hubiera cambiado nuestra historia disponer de otro emplazamiento con más edificabilidad y espacio? Hubieramos estado mejor a las afueras de la ciudad? Entonces Don Santiago recibió el apoyo de sus socios con una amplitud de miras sin precedentes.

Presentacion proyecto a socios en Asamblea de 1.973

 

La financiación para levantar este nuevo estadio se lograría mediante la recalificación del solar del Bernabéu en el paseo de la Castellana y su posterior venta para la construcción de una gran torre en el extremo noroeste de la parcela y un edificio residencial a lo largo de la calle Padre Damián.


La viabilidad y el respaldo económico de la operación corría a cargo de William Zeckendorf, hijo de un conocido magnate inmobiliario norteamericano vinculado a otros grandes proyectos en Estados Unidos como la sede de las Naciones Unidas, la torre Lincoln o Park Avenue, y que sería el promotor de la compra del solar y la construcción de los edificios.

Así pues el proyecto estaba hecho y era técnica y económicamente viable, pero para poder realizarse era necesario cambiar el uso de los terrenos del Bernabeú (uso deportivo) y convertirlos en edificables. 

Como en 1964 simplemente había que volver a pasar el filtro de las autoridades.

En la siguiente entrada vamos a ver lo que se proyectó sobre el solar del actual Bernabéu: La Torre de cristal. El edificio más alto de Europa.

También habrá que tocar las opiniones de los opinadores sobre manos negras y insinuaciones de corrupción, ganancias y demás falacias hacia Don Santiago y su junta. Algo que titularon: «¿Para quien los 3.000 millones?»

 

@nuevobernabeu

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *